Preloader
Make visible the invisible #breatheclean #joinairtales

Qué es el síndrome del edificio enfermo y cómo se relaciona con la contaminación del aire

La contaminación del aire es una realidad que preocupa cada vez a más personas. Respirar aire contaminado se ha convertido en un problema global, especialmente en los núcleos urbanos e industriales más desarrollados. Todo el mundo ve la necesidad de aplicar soluciones que ayuden a disminuir la contaminación exterior, pero muchos se asombran al conocer un dato importante. ¿Sabías que el aire de los espacios cerrados está entre dos y cinco veces más contaminado que el del exterior?

Esta realidad sorprende a muchas personas. Y es que aunque la polución provocada por fábricas y vehículos es evidente nada más pisar la calle, la que se da en hogares, tiendas y oficinas no lo resulta tanto. Sin embargo, teniendo en cuenta que pasamos un 80% de nuestro tiempo en espacios cerrados, esta contaminación del aire no debería ser ignorada. Por eso hoy queremos hablarte del síndrome del edificio enfermo.

Qué es el síndrome del edificio enfermo

¿Te ocurre de forma más o menos habitual que, tras unas cuantas horas en la oficina, te duele la cabeza? ¿O que se te irritan los ojos y/o la garganta? Probablemente lo achaques a la tensión del trabajo y al tiempo que pasas en reuniones o delante de tu ordenador. Sin embargo, el síndrome del edificio enfermo podría ser una explicación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acuñó este término en 1982 para definir a un conjunto de sintomatologías y molestias producidas o estimuladas por la contaminación del aire en lugares cerrados. Según la definición de la OMS la mala ventilación, las partículas en suspensión y otros aspectos como la descompensación térmica o las cargas electromagnéticas contribuyen a provocareste síndrome, que puede verse agravado por el estrés propio del trabajo.

A día de hoy la OMS calcula que el síndrome del edificio enfermo puede estar afectando a un 30% de los edificios modernos, y a entre el 10 y el 30% de sus ocupantes. Curiosamente, además, se trata de una situación que tiende a darse con cierta frecuencia en los llamados edificios inteligentes y de nueva construcción, aunque ocurre también en los rehabilitados.

Qué síntomas provoca el síndrome del edificio enfermo

Como decíamos antes, los efectosmás leves de este síndrome suelen confundirse con la tensión propia acumulada en una jornada de trabajo. Es por ello que la realidad del problema se hace visible cuando son grupos de personas que comparten espacio los que los padecen.

Entre los síntomas más habituales están los dolores de cabeza, cierta sensación de letargo o fatiga, así como la irritación o sequedad de ojos y garganta. Algunas personas sufren también congestión nasal, tos y sequedad de la piel. Y en ciertos casos pueden darse incluso importantes mareos y náuseas, teniendo sensación de falta de aliento y presión en el pecho.

Sin embargo, el mayor problema no está en estas molestias, sino en las enfermedades que pueden ocasionarse con el tiempo. Los expertos señalan que obviar este tipo de síntomas a largo plazo puede terminar provocando patologías por hipersensibilidad, infecciosas o de origen químico y/o físico.

Cómo prevenir el síndrome del edificio enfermo

Diversas investigaciones sobre este síndrome apuntan a que la clave para evitarlo se encuentra en una adecuada ventilación. Los estudios demuestran que los edificios que cuentan con sistemas de ventilación modernos y bien mantenidos, y aquellos donde es posible abrir ventanas y permitir que el aire circule, presentan escasas o incluso nula incidencia.

Sea como sea, el primer paso es ser conscientes del problema sin necesidad de sufrir sus consecuencias. Para ello, una solución es estudiar cómo es la calidad del aire que respiras en estos espacios, algo a lo que podemos ayudarte desde AIRTALES.

AIRTALES te permite saber cuáles son los principales contaminantes en el aire de tu hogar u oficina, y te ayuda a tomar decisiones para mejorar esta situación. En otras palabras, hacemos visible lo invisible para que puedas tomar el control de la situación y aplicar las medidas oportunas frente al llamado síndrome del edificio enfermo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Language